Advertisement

Mucho más que marketing de guerrilla, marketing de emociones

By
Cristian Sánchez
on
March 22, 2019

El entorno online ha brindado la posibilidad de llegar a mucha gente, en cualquier lugar del mundo y con muy poco, pero a la vez nos aleja de la que puede ser la parte más importante de la ecuación, las emociones....

Las campañas publicitarias en las que el contacto entre anunciante y público tiene lugar de forma directa e interactiva no es para nada algo nuevo, pero durante los últimos años la publicidad está tomando poder en las redes sociales debido a sus reducidos costes y su capacidad de difusión masiva, pero no por ello deberíamos de darle la espalda a la interacción personal, y os voy a explicar por qué…

Me encuentro leyendo un libro <<En defensa de la conversación>> que trata el cómo cada vez más frecuente uso de las redes sociales para comunicarnos entre nosotros está provocando deficiencias en el desarrollo empático de las personas y la importancia que tiene mantener las conversaciones personales a la hora de empalizar. Con este entre las manos no he podido evitar sentarme en el sofá a meditar sobre el frenético auge de la publicidad 2.0 y el consecuente descenso de inversión en publicidad interactiva personal que se está realizando, quedando este reservado para las grandes compañías como algo excepcional.

La interacción directa con el cliente resulta crucial, y más aún en un momento en el que los medios de comunicación masivos se encuentran tan saturados de información y mensajes publicitarios. Y es que tal y como postula la socióloga y psicología social Sherry Turkle, nos encontramos en una era en la que estamos sumidos en la cultura digital y en un estado constante de conexión, hasta el punto de hacer peligrar aquello que nos hace humanos, la interacción personal directa.

Ahora bien, si tenemos en cuenta la relevancia que la publicidad de las emociones está adquiriendo durante los últimos años, deberíamos de replantearnos de igual forma si la plataforma adecuada para su emisión son siempre las redes sociales, ya que si… podremos causar un gran impacto emocional sobre el individuo en un primer momento, pero este no aparecerá más que de forma esporádica, llegando, y solo con suerte, a ser compartido en algún muro en Facebook. Como seres sociales que somos, solo conseguimos profundizar realmente en el ámbito de las emociones cuando la interacción tiene lugar de forma directa, cuando no solo lo podemos ver, sino que además podemos tocar, oler, sentir.

Samsung nos enseña con este ejemplo de publicidad outdoor como la interacción con el cliente puede llegar a causar un impacto significativo, mereciendo la pena los costes que estas implican.

Para terminar os dejo otro ejemplo, en este caso de una campaña a favor de la protección de los osos en su medio natural, campaña que seguramente de haber sido una vaya publicitaria o de haber aparecido en la columna de Ads en Facebook no hubiera tenido el mismo efecto.

Ahora solo queda una cosa por hacer… hora de sentarse en el escritorio de casa, o en el sofá en su defecto, coger papel y boli y empezar a diseñar la nueva campaña outdoor interactiva de la manera más impactante posible al menor coste. Lo se… nunca dije que fuera fácil!

Cristian Sánchez

Hey there! it's Cristian, formed as sociologist y decided to turned into strategic planner to focus my professional carrier in what I love, culture and advertisement.