Branding

La RSC una aliada imprescindible en tu estrategia de marca

By
Cristian Sánchez
on
May 15, 2019

La RSC se está convirtiendo en un elemento indispensable en la estrategia de marca. Una sociedad cada vez más conciencia con los problemas sociales y medioambientales, cuyos hábitos de compra están cambiando hacia una empresa y producto más "humano y limpio" está provocando un cambio en las empresa, las cuales cada día son más conscientes de integrar este tipo de políticas en sus estrategias.

Que el planeta ha llegado a una fase crítica en cuestiones medioambientales es algo que todos sabemos, pese a que algunos políticos juegan a no creerlo para potenciar sus economías, parece ser que hemos llegado al punto de no retorno. Esa realidad, de la que todos somos conscientes, está provocando que las decisiones de compra se vean afectadas, y es que según datos dados por aebrand el 94% de la generación Z ayudaría en cuestiones medioambientales o sociales y el 89% de ellos está dispuesto a comprar antes en una empresa con acciones sociales o medioambientales

Ese nuevo escenario en el que la mayoría de los consumidores están dispuestos no solo a optar por una marca social y ecológicamente responsable, sino que llegan a pagar más por lo mismo si saben que la empresa está involucrada en acciones de RSC, está provocando que cada día más las marcas estén incorporando estás estrategias dentro de su marca. Pese a que en la gran mayoría de los casos esas acciones vienen generadas por el único incentivo de ser más atractivos y generar más ventas, la realidad es que repercuten positivamente sobre el resto, o por lo menos reducen el coste social y ecológico de su actividad. El problema viene cuando dices mucho, pero haces poco, sin establecer una estrategia solida y que de verdad importe en tu entorno. Otro error sustancial viene cuando buscando un protagonismo excesivo en las acciones, generando la sensación, acertada, de que toda la RSC viene solo para enseñar al mundo lo buenos que somos y no porque de verdad me importe. Pero los riesgos que se afrontan al realizar políticas de RSC no terminan ahí, y es que mucha veces intentamos hacer el bien, olvidando que toda acción puede traer consigo una serie de consecuencias negativas, las cuales pueden ser tremendamente delicadas en los paises subdesarrollados.

Hace poco leí sobre una acción de RSC llevada a cabo por una empresa de desarrollo web alemana, la cual llevo a un equipo a Ghana para crear páginas webs de forma gratuita para las empresas locales, acción que a simple vista puede parecer un tremendo acierto ya que les facilitas el acceso al mercado nacional, sino internacional a un coste 0 en cuanto a su presencia en la red, el problema lo encontramos en que con la llegada de los eficiente y buenos desarrolladores alemanes, lo que se consiguió fue destruir la poca industria local enfocada en el desarrollo web, una industria cuya calidad de trabajo no era comparable a la alemana, pero que generaba trabajo, riqueza y sobretodo impulsaba el talento y la innovación en su país. Impactante la narración de Xavier Salas, catedrático de economía en la universidad de Columbia, cuando cuenta que a los poco años de los hechos, buscó a uno de los chicos de la agencia de desarrollo web local y lo localizó trabajando como taxista en Londres.

Otro ejemplo, este con un desenlace más feliz, es el de los zapatos Pikolinos de estilo Maasai. En este caso Pikolinos optó por buscar una acción con la que aportara a una comunidad, como es la Maasai, a la vez que esta le aportaba a ellos, para ello pactaron la realización de una colección basada en sus colores y formas, la cual se confecciona directamente en sus tribus a mano. Pikolinos envia los zapatos a sus tribus para que ellas los terminen dándoles el estilo que les caracteriza como tribu, recibiendo una parte de los beneficios otorgados por dicha colección pero sin interferir de forma brusca en su estilo de vida o apartándoles de su sistema de economía

Puede ser que nuestra empresa no tenga el presupuesto para llevar un equipo al Ghana, o para acordar con una tribu africana el envío de zapatos todas las semanas para que les den su toque, pero hay acciones que pueden generar un beneficio sobre nuestra área de actuación, acciones locales que afecta a nuestro consumidor directo, al que compra en la tienda. Trabajar sobre las minorías en nuestra ciudad o nuestro pueblo, invertir en reducir los contaminantes en nuestra pequeña fabrica, en reducir el nivel de desecho en la cadena de producción, en limpiar el territorio que nosrodea buscando la colaboración de agencias locales y colegios, fomentar la educación medioambiental en los colegios colegios mediante presentaciones y charlas de forma gratuita....  se dispone de, no cientos, sino miles de opciones, y muchas gratuitas, las cuales no deberíamos dejar pasar bajo el contexto de "no tengo tiempo" porque en muchas ocasiones el retorno de una buena acción basada en RSC puede ser mayor que el de cualquier campaña de publicidad pagada, ya que trabajando bien, y para ello habrá que crear una buena estrategia, podremos conseguir contenido en prensa y medios de comunicación a coste 0.

Una cosa que no se debe olvidar a la hora de llevar a cabo cualquier acción de RSC es que no consiste sobre nosotros, sino sobre todos, el protagonismo lo debe coger la acción y olvidarse de colocar el nombre o el logotipo en mitad de la acción intentando demostrar lo buenos que somos, si bien nuestra identidad debe ser reconocida, potenciando una buena reputación`para la marca, esto debe hacerse de forma delicada, ya que ser demasiado descarado puede provocar una reacción negativa en el consumidor.

Cristian Sánchez

Hey there! it's Cristian, formed as sociologist y decided to turned into strategic planner to focus my professional carrier in what I love, culture and advertisement.